Anuncios

Este posteo debe analizarse como un artículo de opinión, de un Ciudadano Argentino que recibió Educación Pública Universitaria, no específica, pero con relativa experiencia en la Industria de la Salud, y profundo interés en el bienestar general y en la Patria.

Dada la excepcionalidad de la situación, no me puedo permitir dejar de expresar mi opinión, aunque más no sea, a modo de colaboración espontánea con las personas responsables del manejo de las políticas de salud pública y la economía de nuestro país.

Considero que no se puede continuar con un aislamiento tan exhaustivo, porque una gran parte de la población está siendo expuesta a niveles de carencia material insostenible, al no poder TRABAJAR y llevar el plato de comida a su mesa. Cuánto tiempo consideran las autoridades que van a poder resistir esos hogares. En el AMBA no es como en el interior, que por ahí tenés unas gallinas o una planta de tomates. Acá hay que tener dinero en el bolsillo para sobrevivir, para ir al supermercado.

Está bien cuidar a nuestros ancianos, pero no por eso debemos descuidar a nuestros niños! Es insensato! Y los niños están sufriendo por no poder comer una ración diaria saludable, y los efectos de su mala alimentación probablemente sean para siempre!

El único que puede evitar la muerte, es Dios, no el Estado. El Estado debe lidiar con recursos escasos, para llegar a una ecuación que sea lo mejor en general. Pero no se trata de evitar las muertes. Si de eso se tratara, para evitar las muertes por accidentes de tránsito, tendría que prohibirse la circulación de vehículos particulares, o para evitar las muertes por cáncer de pulmón, se debería prohibir el consumo de tabaco, y nada de eso ocurre. El año pasado entonces, cuántos se murieron por enfermedades respiratorias, y nadie mandó a la gente a encerrarse para evitarlo; ni siquiera hubo medidas de mitigación, como el bendito distanciamiento social. Digan los números de muertes del año pasado, y ahí podríamos ver otra cosa.

El estancamiento económico se debe evitar también. El estancamiento económico significa pobreza y muerte. Significa esclavitud y pérdida de la dignidad. Cómo se supone que vamos a poder remontar una economía que ya venía devastada por la enorme toma de deuda del Gobierno anterior, por nombrar una de las causas más cercanas, a lo que ahora se suma esta situación altamente disruptiva, que obligó a desarmar cualquier esbozo de presupuesto para atender lo urgente. Con qué vamos a pagar esta emisión monetaria para dar una ayuda que no alcanza. Y que ya se dice que se va a reducir, al mismo tiempo que se habla de volver a fase 1. Qué se supone que tienen que hacer los “no esenciales”. Se inventó esa caracterización de esencial y prescindible, pero sin tener en consideración que para cualquier hogar, el ingreso obtenido del trabajo, sea el que fuera, es imprescindible. No todos tenemos acceso a Internet, ni podemos iniciar un negocio digital de la nada, sólo con una PC. Para eso hacía falta más educación, gobernantes. Eso puede ser posible en otras partes del Planeta, y para la nueva generación, o los viejos que quieren prenderse a la escalada tecnológica sin precedentes. De cualquier manera, la mayoría de los “no esenciales” de acá, no estamos preparados para eso!

Dicho esto, considero que se debe analizar las políticas seguidas en los países que ya han atravesado la etapa más crítica de la pandemia, y ver lo que pasó, y en base a eso tomar medidas. Se dice que eso es lo que se está haciendo, no? Pero además hay que hacerlo rápido! No hay tiempo!

Mi humilde sugerencia es:

Seguir con las medidas de mitigación: aislamiento social, protección personal.

Retorno al trabajo y seguimiento epidemiológico de la población de trabajadores.

  • Trabajadores indispensables: testeo de anticuerpos regularmente, para seguimiento de posible inmunidad. Incluye a los empleados estatales y de Empresas. El testeo de anticuerpos IgG, se puede hacer en cualquier Hospital, en forma muy simple. Hay disponibles ahora, en Argentina, tests con altísima sensibilidad y especificidad, lo cual es necesario para este tipo de estrategias. Continuidad de las medidas de mitigación.
  • Trabajadores prescindibles: puesta a disposición por parte del Estado de testeo de anticuerpos para evaluación de posible inmunidad, en forma voluntaria. Los que quieran, pueden testearse. Por otro lado, no dejar de utilizar las medidas de mitigación y los protocolos de seguridad.
  • Continuidad de la ayuda alimentaria.
  • Continuidad de la ayuda económica.

Efectos colaterales de las medidas mencionadas, que además tienen impacto favorable en la salud:

  • Disminución del estrés por el retorno al trabajo y a la vida productiva. Impacto favorable para el sistema inmunitario de las personas.
  • Mejora en la alimentación de las poblaciones vulnerables, poniendo especial énfasis en los menores, con la disminución de los efectos irreversibles que una mala alimentación temprana tiene, en el desarrollo físico e intelectual de esas personas.
  • Mejora en la salud mental de las personas de todas las edades, luego de una alta exposición a medidas de encierro permanente. Disminución de situaciones de violencia familiar y comportamientos de otro tipo relacionados con el aislamiento social, que influyen en la salud mental, y en consecuencia afectan el sistema inmunitario, disminuyendo las defensas naturales del organismo humano.

Otras medidas para la coyuntura.

  • Bancos de plasma COVID. Donación solidaria de sangre de todos los recuperados en condiciones de donar, al momento del alta clínica del paciente.
  • Medidas de incentivo para atraer donantes a los Bancos de Sangre. Por ejemplo, un ABL gratis. El que no puede donar, puede acceder al beneficio trayendo a alguien que sí puede hacerlo.

Es decir, yo lo empezaría a ver de esta manera, a menos que, como Estado, tuviera la posibilidad de reemplazar los ingresos de todos aquellos que están parados obligadamente, por todo el tiempo que duren las medidas obligatorias. Sinceramente muchaches, no creo que esto sea así.

Entonces ustedes me dirán: ¿Y qué harías genio, cuando empiecen a colapsar los Hospitales y no haya lugar para atender a los enfermos? Y yo te diría: ¿Y vos qué harías cuando te enteres que la mortalidad infantil se fue al demonio, que el porcentaje de niños y adultos desnutridos también, que la delincuencia y los saqueos son incontrolables por la falta de comida, que el índice de pobreza voló, y además vamos a ser esclavos de otro país?

Este enfoque es principalmente economicista, pero tiene un sentido práctico que es necesario tener en cuenta. Pero conste que cuando hablamos de números de fallecidos, no significa que nos estamos olvidando de la importancia que tiene cada una de esas vidas, y que por cada persona que fallece sentimos la humana necesidad de acompañar el dolor de su familia.

Puede parecer que mis pensamientos son controvertidos, pero no soy el único que piensa así. He leído trabajos muy interesantes de altas fuentes, que sugieren este tipo de cuestiones, por eso me animo a expresar este punto de vista, porque me he informado y sigo haciéndolo. En cualquier caso, el futuro nos mostrará los resultados, que espero sean los mejores para todos, eso desde ya. Le deseo la mejor de las suertes al Gobierno en esta búsqueda de un equilibrio muy difícil entre la economía, la salud, la ética, la verdad y la Vida. Si me necesitan, estoy acá.

Suerte para todes!

Fabrizio Guarino.

Buenos Aires, 21 de junio de 2020.

fabrizioguarino@hotmail.com

Fuentes consultadas.

  • Desarrollando una estrategia nacional para Serología (test de anticuerpos), en estados Unidos. Johns Hopkins Center for Health Security. Abril 2020.
  • El rol de los test de anticuerpos COVID-19. Hay uno? Jornal de Microbiología Clínica. Abril 2020.
  • Utilidad de la determinación de anticuerpos COVID-19. Sociedad Española de Inmunología. Abril 2020.
  • Esperando por la certeza en los test de anticuerpos COVID-19, a qué precio. El Nuevo Jornal de Medicina de Inglaterra. Junio 2020.